70 Versículos Bíblicos Más Populares en la Biblia

Versículos Bíblicos más Conocidos
Versículos Bíblicos más Conocidos

Filipenses 4:13

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13)


Salmos 23:4 – Versículo el Señor es mi Pastor.

Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. (Salmos 23:4)


1 Timoteo 2:1

Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos. (1 Timoteo 2:1)


Josué 1:9

Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas. (Josué 1:9)


Salmos 46:1

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. (Salmos 46:1)


Salmos 32:8

El Señor dice: Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir, yo te daré consejos y velaré por ti. (Salmos 32:8)


1 Juan 5:15

Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido. (1 Juan 5:15)


Juan 16:33

Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo. (Juan 16:33)


Salmos 31:24

Cobren ánimo y ármense de valor, todos los que en el Señor esperan. (Salmos 31:24)


Isaías 41:10

Así que no temas, porque yo estoy contigo, no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré, te sostendré con mi diestra victoriosa. (Isaías 41:10)


Proverbios 3:5-6

Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. (Proverbios 3:5-6)


Salmos 73:26

Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón, él es mi herencia eterna. (Salmos 73:26)


1 Tesalonicenses 5:16-18

Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús. (1 Tesalonicenses 5:16-18)


Marcos 11:24

Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán. (Marcos 11:24)


Salmos 27:1

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme? (Salmos 27:1)


Salmos 28:7

El Señor es mi fuerza y mi escudo, mi corazón en él confía, de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias.(Salmos 28:7)


Jeremías 29:12

Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé.(Jeremías 29:12)


Salmos 120:1

En mi angustia invoqué al Señor, y él me respondió. (Salmos 120:1)


2 Samuel 22:2

El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador. (2 Samuel 22:2)


Efesios 6:18

Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos. (Efesios 6:18)


Mateo 6:9-10 Versículo Bíblico del Padre Nuestro

Ustedes deben orar así: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. (Mateo 6:9-10)


Isaías 40:31

Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas, volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. (Isaías 40:31)


Romanos 12:12

Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración. (Romanos 12:12)


1 Tesalonicenses 5:11

Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo. (1 Tesalonicenses 5:11)


Mateo 18:20

Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. (Mateo 18:20)


Salmos 27:1

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?. El Señor es el baluarte de mi vida, ¿quién podrá amedrentarme?. (Salmos 27:1)


Colosenses 1:3

Siempre que oramos por ustedes, damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. (Colosenses 1:3)


Deuteronomio 20:4

Porque el SEÑOR tu Dios está contigo, él peleará en favor tuyo y te dará la victoria sobre tus enemigos. (Deuteronomio 20:4)


Proverbios 31:10 – Versículo sobre la Mujer Virtuosa

La mujer virtuosa ¿quién la hallará? Ella es mucho más preciosa que las joyas. (Proverbios 31:10)


Filipenses 4:6

No se inquieten por nada, más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.


Salmos 28:7

El Señor es mi fuerza y mi escudo, mi corazón en él confía, de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias.


Salmos 150:6

¡Que todo lo que respira alabe al Señor! ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! (Salmos 150:6)


2 Timoteo 1:7

Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio. (2 Timoteo 1:7)


Salmos 95:2

Lleguemos ante él con acción de gracias, aclamémoslo con cánticos. (Salmos 95:2)


Proverbios 31:25

Se reviste de fuerza y dignidad, y afronta segura el porvenir.


Salmos 51:15

Abre, Señor, mis labios, y mi boca proclamará tu alabanza. (Salmos 51:15)

Proverbios 22:6

Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará. (Proverbios 22:6)


1 Corintios 13:8A

El amor jamás se extingue. (1 Corintios 13:8A)


Marcos 9:23B

Para el que cree, todo es posible. (Marcos 9:23B)


Génesis 2:22

De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre.


Salmos 27:1

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?


Isaías 53:5

Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.

Lucas 7:21

En ese mismo momento Jesús sanó a muchos que tenían enfermedades, dolencias y espíritus malignos, y les dio la vista a muchos ciegos.

Éxodo 15:26

Yo soy el Señor su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el Señor, que les devuelve la salud.

Isaías 41:10

Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.

Salmos 25:7

Olvida los pecados y transgresiones que cometí en mi juventud. Acuérdate de mí según tu gran amor, porque tú, Señor, eres bueno.

Deuteronomio 31:6

Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará.

Jeremías 1:6-7

Yo le respondí: ¡Ah, Señor mi Dios! ¡Soy muy joven, y no sé hablar! Pero el Señor me dijo: No digas: “Soy muy joven”, porque vas a ir adondequiera que yo te envíe, y vas a decir todo lo que yo te ordene.

1 Pedro 2:24

Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados.

Mateo 8:16

Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y con una sola palabra expulsó a los espíritus, y sanó a todos los enfermos.

Salmos 23:4

Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.

2 Corintios 5:7

Vivimos por fe, no por vista.

Salmos 32:8

El Señor dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.

1 Corintios 10:23

Todo está permitido, pero no todo es provechoso. Todo está permitido, pero no todo es constructivo.

Proverbios 31:20-21

Tiende la mano al pobre, y con ella sostiene al necesitado. Si nieva, no tiene que preocuparse de su familia, pues todos están bien abrigados.

Génesis 2:18

Luego Dios el Señor dijo: No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.

Proverbios 31:11-12

Su esposo confía plenamente en ella y no necesita de ganancias mal habidas. Ella le es fuente de bien, no de mal, todos los días de su vida.

Salmos 128:3

En el seno de tu hogar, tu esposa será como vid llena de uvas; alrededor de tu mesa, tus hijos serán como vástagos de olivo.

2 Timoteo 2:22

Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.

Juan 9:6-7

Dicho esto, escupió en el suelo, hizo barro con la saliva y se lo untó en los ojos al ciego, diciéndole: Ve y lávate en el estanque de Siloé (que significa: Enviado). El ciego fue y se lavó, y al volver ya veía.

Mateo 8:8

Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, y mi siervo quedará sano.

Salmos 147:3

Restaura a los de corazón quebrantado y cubre con vendas sus heridas.

Juan 14:6

Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.

Salmo 23:1

El Señor es mi pastor, nada me falta.

Hechos 16:31

Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.

Marcos 16:18

Tomarán en sus manos serpientes; y, cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud.

Deuteronomio 7:15

El Señor te mantendrá libre de toda enfermedad y alejará de ti las horribles enfermedades que conociste en Egipto; en cambio, las reservará para tus enemigos.

1 Corintios 13:4

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

Salmos 119:50

Este es mi consuelo en medio del dolor: que tu promesa me da vida.

Hebreos 11:1

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

Conoce Todos nuestros Textos Bíblicos.

Lea También:

Suscríbete a nuestro nuevo” Canal de Youtube”. Dale me gusta, dejar tus comentarios y compartir este hermoso proyecto.