Salmos de amor

Salmos 107:1

Den gracias al Señor, porque él es bueno, porque su amor es eterno.

Salmos 36:5

SEÑOR, tu fiel amor llega hasta el cielo, tu fidelidad hasta las nubes.

Salmos 143:8

Muéstrame tu fiel amor por la mañana, porque en ti he puesto mi confianza. Pongo mi vida en tus manos, muéstrame lo que debo hacer.

Salmos 37:4

Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón.

Salmos 61:6-8

Concédele al rey más años de vida; que sean sus días una eternidad.
Que reine siempre en tu presencia, y que tu amor y tu verdad lo protejan.

Así cantaré siempre salmos a tu nombre y cumpliré mis votos día tras día.

Salmos 51:17

El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido.

Salmos 136:1

Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.

Salmos 103:1

Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo nombre.

Salmos 57:3

Desde el cielo me tiende la mano y me salva; reprende a mis perseguidores.

¡Dios me envía su amor y su verdad!

Salmos 94:18

No bien decía: «Mis pies resbalan», cuando ya tu amor, Señor, venía en mi ayuda.

Salmos 55:22

Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre.

Salmos 107:8

¡Que den gracias al Señor por su gran amor, por sus maravillas en favor de los hombres!

Salmos 119:165

Los que aman tu ley disfrutan de gran bienestar, y nada los hace tropezar.

Salmos 94:18

No bien decía: «Mis pies resbalan», cuando ya tu amor, Señor, venía en mi ayuda.

Salmos 107:8

¡Que den gracias al Señor por su gran amor, por sus maravillas en favor de los hombres!

Salmos 23:3

Me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia
por amor a su nombre.

Salmos 18:1

¡Cuánto te amo, Señor, fuerza mía!

Salmos 128 1:6

Dichosos todos los que temen al Señor, los que van por sus caminos.

Lo que ganes con tus manos, eso comerás; gozarás de dicha y prosperidad.

En el seno de tu hogar, tu esposa será como vid llena de uvas; alrededor de tu mesa, tus hijos serán como vástagos de olivo.

Tales son las bendiciones de los que temen al Señor.

Que el Señor te bendiga desde Sión, y veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida.

Que vivas para ver a los hijos de tus hijos.

¡Que haya paz en Israel!

Salmos 33:18

Pero el Señor cuida de los que le temen, de los que esperan en su gran amor;

Salmos 91:14

Yo lo libraré, porque él se acoge a mí; lo protegeré, porque reconoce mi nombre.

salmos, salmos de amor, salmos de david, salmos de la biblia, libro de salmos, amor en salmos, salmos amor, versiculos de amor, amor.
¿Te ha sido de utilidad este articulo?
[Total: 4 Average: 3.3]

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *